BIM Intentando tocar la realidad en España

Todos conocemos el progreso que ha tenido lugar en nuestro flujo de trabajo diario al proyectar proyectos de edificación e infraestructuras.

¿Cómo la afrontamos? (I)

Evolución

andrew01

Los antiguos realizaban proyectos construyendo maquetas que todos los oficios podrían observar, medir, etc. Con el advenimiento del papel los proyectos se plasmaban de manera simbólica, lo que traía consecuencias cuando lo que el diseñador imaginaba no era del todo correcto. Hemos perpetuado este sistema de manera electrónica con CAD 2D. Aunque tenía ventajas considerables, seguíamos teniendo problemas en la puesta en obra ya que seguía siendo una interpretación.
El cambio empezó a materializarse cuando volvimos a la maqueta, aunque de esta vez, de manera virtual. De nuevo los distintos agentes podían ver la misma información de una fuente. La integración era la palabra clave, teníamos a nuestra disposición “toda” la información de manera integrada. Los planos, mediciones, listados, infografías, vídeos, etc. salían del modelo BIM.

andrew02

El siguiente paso ha sido poder compartir estos modelos BIM en servidores, inicialmente y ahora progresivamente en la nube. Teóricamente, trabajamos colaborativamente y en la nube!

andrew03

Realidad

Desgraciadamente, la realidad es otra. Estamos entre medias del CAD 2D y el BIM. Aún no las tenemos todas con nosotros y no nos atrevemos a soltar la manta de seguridad, el CAD 2D.
Una maqueta o modelo físico solo aporta un instante, BIM es un continuo de información según va avanzando y detallando el modelo, pero, la realidad es que:

andrew04

  • Lo geométrico en BIM se percibe como lo más importante
  • Le damos mucho protagonismo al grafismo y
  • Nos olvidamos de “pre-construir” el modelo virtual para construir cuando lleguemos a la obra.

La curva del gráfico “Effort/Effect over time. BIM vs. Traditional approach” de Patrick MacLeamy, promete trasladar el esfuerzo hacia el principio del diseño del proyecto, entre el proyecto básico y el de ejecución.

andrew05

La realidad es otra, estamos de nuevo entre lo que deberíamos estar haciendo y el modo tradicional de producción de un proyecto en BIM.
Debemos realizar las preguntas apropiadas para resolver el dilema. La verdad es que la industria AEC ha vendido BIM como la panacea y naturalmente con la herramienta que ellos comercializan… Como resultado, a menudo y me atrevería a decir que hasta hoy mismo, se ha confundido la metodología BIM con una u otra herramienta, lo que nos lleva a una realidad distinta de la que promete el gráfico de Richards.

andrew06

Seguimos una metodología y flujo de trabajo entre el CAD 2D y BIM debido a una transición que en muchos casos es alimentada por intereses propios.

Retos

El proceso de construcción “pierde” un 30%,

andrew07

El Reino Unido pide que, con la metodología BIM, se convierta esta pérdida en eficiencia, transparencia y ahorro para construir más por menos. Dado que la metodología tradicional se basa en premisas que acumulan errores desde que se concibe el diseño, la afectación que puede tener en subsecuentes etapas como la extracción de mediciones, la fabricación, logística, compras, etc. puede ser catastrófica. Cuando revisamos el diseño no hemos captado los errores y cuando lo hacemos no es a tiempo y tenemos que rediseñar y volver a rehacer.
En el ciclo de la creación, construcción, puesta en marcha y mantenimiento del proyecto, hemos de expandir nuestro horizonte en cuanto a cómo se requiere la información. Si lo analizamos, podremos ver que hay más agentes que manejan información que aquellos que la producen, por lo que es imprescindible que, ya que la metodología BIM nos permite integración de la información, podamos distribuirla de manera interoperable.

andrew08

La metodología BIM también nos permite adelantar la entrada de estos agentes en el proceso.

andrew09

Actualmente, los proyectos públicos se desarrollan de manera lineal. Esto implica que hasta que no se ha completado el proyecto de ejecución no se puede licitar. La realidad es esta en el sector público y debemos considerar un cambio en la contratación pública para que la ventaja que nos permite la tecnología BIM se pueda aplicar. Este será un aspecto contencioso que necesitará mucha voluntad para poder llegar a buen puerto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *