Digitalización de la industria AEC

Nuestro mundo se transforma, sufre constantes cambios producidos por una máquina infalible e inexorable: la humanidad. La naturaleza de los cambios varía en función de los objetivos. La velocidad de los cambios aumenta exponencialmente debido a que la tecnología futura se apoya en la tecnología precedente y los expertos comparten los conocimientos y crean comunidades en la red donde el saber se transmite de forma inmediata.

El gran cambio de nuestros días es la digitalización y la industria del sector AEC no queda al margen. El término digitalización afecta a todos los procesos en la fabricación de un producto. La mayoría de los fabricantes ya “modernizaron” sus herramientas de diseño, producción, fabricación, distribución e incluso venta – e.commerce – de sus productos.

Pero todo cambia, la velocidad de conexión a internet se ha multiplicado por miles en los últimos años, la potencia y capacidad de las computadoras aumenta día a día, cada vez más personas se comunican únicamente mediante medios digitales, los soportes físicos van perdiendo peso específico frente a las plataformas digitales, la tecnología de Nube se impone a los sistemas de almacenamiento local, etc, etc, etc.

¿Cómo afectan estos cambios a la industria del sector AEC? Principalmente, afecta en lo que se refiere a la transferencia de información y a los canales de comunicación entre el fabricante y todos los agentes que intervienen en el proceso de selección, compra, instalación, uso y mantenimiento de sus productos.

Los productos reales se digitalizan como objetos BIM que son archivos digitales que contienen información geométrica del producto y al mismo tiempo datos o propiedades relativas al mismo. Pero los objetos BIM son sólo el principio del proceso de digitalización. Más importante que los objetos es pensar en su difusión ya que de hecho, los objetos BIM serán el nuevo canal de transferencia de información y comunicación entre el fabricante y cualquier agente del proceso de edificación que trabaje en BIM.

Y ¿qué es BIM?. En síntesis, BIM es un conjunto de herramientas -software-, procesos y maneras de trabajar que se emplea para la realización de proyectos de edificación e infraestructuras. En otras palabras, es la tecnología de nuestro tiempo para el desarrollo de proyectos.

Si usted es fabricante, debe afrontar este reto. Un reto complejo porque afecta de forma simultánea a distintos departamentos de su empresa. Por un lado, los objetos BIM suponen un material técnico que contiene propiedades y han sido programados para transmitir la lógica de funcionamiento de su producto en el mundo real. Además, son una excelente herramienta de Marketing. En el momento en que publique sus objetos BIM empezará a obtener descargas de los mismos y – si cuenta con la tecnología necesaria – podrá contactar con los prescriptores potenciales e iniciar acciones comerciales. Pero también, serán portadores de sus valores como marca y deberán constituirse como un canal de comunicación entre el usuario del objeto BIM y su compañía. De este modo, su marca podrá ganar valor ofreciendo una asistencia técnica más rápida, directa y eficiente o bien, podrá mantener contacto con el operador del edificio o infraestructura para atender órdenes de reposición y/o mantenimiento de cualquiera de sus productos.

Muchos arquitectos, ingenieros y constructoras en todo el mundo ya emplean BIM para la realización de sus proyectos. Cada vez más gobiernos están implantando el uso de BIM para proyectos y licitaciones públicas. Juegue el papel que juegue en el sector AEC, ha de adaptarse. El cambio ya se ha iniciado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *