¿Por qué estamos aquí?

La metodología BIM es una solución, pero… ¿tenemos claro cuál es el problema que afecta al sector? En esta entrada vamos a ver algunos de los problemas que afectan al sector de la construcción.

Las personas ven una cola y suelen ponerse al final de la fila sin preguntarse qué van a encontrar al final… En los últimos meses hay cierta efervescencia sobre todo lo relacionado con BIM y mucha gente ha decidido ponerse en la “cola”: hacer un curso sobre tal o cual programa, preguntar precios sobre software, comprarse un ordenador “último modelo” … Los diferentes agentes que intervenimos en el sector debemos tener muy claro “porqué estamos aquí”.

La metodología BIM es una solución, un remedio a muchos problemas que atañen al sector AEC. El primer paso para conseguir mejorar al enfermo es tener un diagnóstico preciso. Tenemos muchos síntomas en nuestro sector y hoy vamos a ver 3 de ellos, no son todos, pero sí que son algunos de los más importantes:

Baja productividad

En 2001 el Center for Integrated Facility Engineering y la Universidad de Stanford publicaron una comunicación científica sobre los beneficios de la tecnología de la información en el sector de la construcción. Explicado de manera sencilla el estudio calcula dividiendo los presupuestos reales (facilitados por el Departamento de Comercio) entre las horas de los trabajadores incluyendo Arquitectos e Ingenieros y los costes de transporte. Se excluyen las labores que se realizan fuera de la obra (por ejemplo, fabricación de acero). Los resultados son bastantes claros: la productividad del sector de la construcción no solo no ha mejorado, sino que ha empeorado. El escenario del estudio es más de 40 años por lo que la muestra es bastante significativa. Frente a sectores como el automovilístico donde un coche tiene mejores prestaciones y se tarda menos en manufacturar, en el sector de la construcción la productividad por operario ha disminuido.

Errores en la interoperabilidad

En 2004 el NIST (Agencia Federal de Estándares y Tecnología) publicó un estudio sobre los gastos asociados a los problemas por interoperabilidad. Pongamos un ejemplo práctico, un arquitecto realiza los planos de un edificio, grafía los huecos de una determinada forma. Envía estos planos para que un ingeniero calcule la estructura, este ingeniero no entiende de manera correcta la forma de grafiar los planos. Se calcula la estructura, no se detecta el error y a la hora de puesta en obra… hay que detener la obra, recalcular y volver a ejecutar. Un simple error de comunicación, de la forma en que interoperamos, genera unos costes asociados. Estos costes en el año 2004 el NIST los estimó en más de 15.000 millones de dólares. Aun estando referido a EEUU con una población mucho mayor que España, la magnitud de las cifras recalca un gran problema asociado en el sector.

Baja digitalización

Los estudios que se han realizado en distintos países sobre la digitalización (Alemania, EEUU…) han puesto de manifiesto un hecho claro: los sectores más digitalizados son los de mayor productividad. Como ejemplo claro de sectores muy digitalizados se suelen la banca y las telecomunicaciones, dos sectores que están cerca de la plena digitalización. Hoy en día realizar una portabilidad de una línea de teléfono o una transferencia de dinero son procesos totalmente digitalizados que podemos realizar desde nuestro smartphone. Nuestro sector sigue necesitando de numerosos procesos no digitalizados que aumentan la posibilidad de cometer errores. Por ejemplo, en muchas administraciones aún es necesario entregar copias en papel de los proyectos para obtener una autorización. Estamos muy lejos de esa plena digitalización que, sin duda, llevaría aparejada una mayor productividad.

La puesta en relieve de los factores anteriores: productividad, interoperabilidad, digitalización, y otros más, son los que han impulsado la búsqueda de soluciones aplicables en nuestro sector. El uso de BIM surge como un remedio para los problemas que azotan a nuestro sector. La metodología BIM es una de estas soluciones. No es la única, por ejemplo, podemos encontrarnos otros acercamientos a la solución como puede ser Lean Construction, la transposición del Lean Manufacturing a la construcción. Estos medicamentos actúan de manera sinérgica, por lo que la suma de ambos siempre es más beneficiosa.

El uso de BIM, realizado de manera adecuada, va a permitir entre otras cosas mejorar la productividad, evitar fallos en la interoperabilidad y mejorar la digitalización del sector.

Espero con este post haber dejado claro al menos tres de los síntomas (productividad, interoperabilidad, y digitalización) de nuestro enfermo (el sector AEC) y la medicina a usar (BIM). Posología recomendada: cuanto más mejor.

2 comentarios en “¿Por qué estamos aquí?

  1. Gracias por el post José Gémez. Observar el comportamientamiento de otras industrias, como la automovilística, demuestra que el BIM no es una utopia. Después de gestionar durante muchos años obras de mediano y gran volumen no tardé en su dia en abrazar esta nueva metodología con la intención de aportar mi grano de arena para desterrar de una vez por todas esa imagen de las obras, sucias, llenas de escombros, con presupuestos incompletos y muchas veces cogidos por los pelos. Con la única certeza de una fecha de inicio y solo un deseo de fecha de finalización. Con una vela puesta en la caseta de obra para que las medidas de seguridad cumplieran su misión sin que a nadie se le ocurriera eliminarlas para realizar su tajo ( y los que vengan después que se las arreglen¡¡) Con un arquitecto ausente después de ver como su proyecto era vapuleado por un promotor sin escrúpulos. Con una documentación en obra deslavazada e incoherente, sin saber muy bien cual es la última versión. Con un ingeniero calculando en tiempo real los estribos de una viga sin definir, para que los ferrallas no se queden parados. Con un peón permanente limpiando los restos de basura tirados en obra de manera indiscriminada…

    Por todo esto, y viendo con verdadera envidia (sana esos si) la cadena de montaje de un coche, donde los operarios, en un escenario perfectamente iluminado y limpio, levantan sin el mas mínimo esfuerzo las piezas del vehículo, que encajan a la perfección.Con una posibilidad de errores mínima al tratarse de un producto que ha tenido una fase de proyecto en la que no se deja nada al azar. Con todos los componentes del producto perfectamente codificados y estandarizados. Con un colectivo trabajador normalmente mucho mas involucrado en el proceso productivo. Con ingenieros y diseñadores a los que se respeta…

    Por tener ejemplos a los que imitar, debemos hacer una apuesta definitiva de implantación de BIM en la edificación. Y esta comisión es sin duda un buen comienzo

  2. Muchas gracias José por el enfoque,

    Siempre es útil identificar y ahondar en las debilidades para abordarlas de la forma más práctica y precisa posible. Máxime si otros ya las están abordando con destacable éxito.

    Añadiría incluso que cuando esas debilidades afectan también a otros (sectores, actividades, etc.), como es el caso, existe un aliciente añadido para aportar y empujar con más fuerza desde nuestro área de influencia. Además del beneficio propio, se redunda en beneficio ajeno y te sitúa como ejemplo empírico y motor influyente del avance tecnológico y social.

    Los convencidos e impulsores de la metodología BIM hemos de seguir mostrando pruebas reales y cuantificables de sus beneficios, pero también pruebas de similares características que ya están más que asentadas en otros sectores y que, sin duda, pueden ayudar a hacer la metodología BIM más visible, cercana y entendible.

    Productividad, interoperabilidad y digitalización son áreas clave a mejorar para las cuales la metodología BIM tiene grandes aportaciones. Vamos por buen camino y la sinergia que vamos consiguiendo así lo demuestra.

    Adelante plenamente convencidos, pero conscientes de que hay un trabajo tan importante como la propia implantación de BIM, que no es otro que el de informar y pautar para que su implantación sea tan útil como entendida y deseada y por ende, demandada.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *