CADios y BIMvenido

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

En los últimos años, muchos integrantes de la industria de la construcción, se han adentrado en el mundo BIM, sobre todo en el área de instalaciones y estructura. Esta, relativamente nueva, forma de modelar tiene como uno de sus principales beneficios, la facilitación de la coordinación en tres dimensiones de los modelos sin necesidad de modelarlos en un mismo archivo.

La opinión general de todos los que se han sumergido en el proceso BIM, es que, aunque el aprendizaje es duro al principio, el esfuerzo vale la pena dados los beneficios que se obtienen una vez se aplica el proceso BIM en su totalidad. Y decimos en su totalidad ya que hay mucha gente que cree que BIM consiste en una serie de programas los cuales te facilitan el modelado de un proyecto, dado que, a la hora de dibujar, obtienes directamente un modelo 3D detallado del mismo. Pero eso, solo es la superficie del BIM, podríamos decir que es la “M” de BIM la cual se refiere en inglés a “Modelling” (Modelado). Por lo tanto nos quedan otras dos siglas, “BI” (Building Information), o lo que es lo mismo, asignar una serie de información a todos estos elementos 3D del edificio que nos sirva para la coordinación de toda clase de factores, tales como: áreas, materiales, cantidad necesaria de los mismos, coeficientes de incendio o acústicos, etc…, es decir todo lo necesario a la hora de gestionar un proyecto. Debido a esto se dudo si la “M” podía estar referida a “Management” (Gestión) y no es raro encontrar las siglas BIM(M).

Sin embargo el proceso BIM es más importante que el acrónimo en sí mismo. En otras palabras, no es tan importante a que se refieran las letras, si no comprender el concepto de lo que engloban y no tener miedo a adentrarse en ese mundo. Algo parecido ocurrió con la aparición del CAD, que consistía en conseguir dibujos con la ayuda de un software instalado en un ordenador, en un mundo de lápices, gomas, reglas y compases. A primera vista, suponía una gran inversión y el miedo de cambiar algo que en ese momento funcionaba y así había sido durante años. Algo parecido pasa ahora con la llegada del BIM. La diferencia a grandes rasgos del BIM frente al CAD, es la utilización de la tecnología y la potencia de los ordenadores.

Con el CAD, simplemente conseguimos una herramienta que nos ayudaba a dibujar y en lugar de necesitar una regla para hacer una línea recta, solo necesitabas dos clicks, pero el BIM va mas lejos, ya que ahora con dos clicks, puedes conseguir un muro con todas sus propiedades incluidas en el objeto. Siguiendo con el mismo concepto, para hacer diferentes vistas del proyecto, el CAD solo nos facilita la rapidez y precisión a la hora de dibujar cada una de ellas, pero es la persona quien tiene que pensar como dibujar cada línea para obtenerlas. Esto es totalmente automático en BIM, obteniendo todas las vistas necesarias del proyecto con un solo click, ya que estas se generan directamente desde el modelo 3d obtenido durante la realización del proyecto, lo cual nos genera una consistencia total entre todos los documentos que conforman el proyecto, algo difícil de conseguir en CAD.

Pero no solo es rapidez lo que el BIM aporta de más frente al CAD, si no la manera de pensar los proyectos. A la hora de dibujar un proyecto en BIM, la concepción del mismo es completamente diferente a la que sería si lo dibujáramos en CAD. La razón es que en BIM, no estamos dibujando, en BIM estamos construyendo el proyecto virtualmente al igual que lo harían en obra, lo que ayuda a la hora de encontrar toda clase de problemas en el diseño o detalles que se pasarían por alto dibujando en 2 dimensiones y afectarían notablemente el presupuesto final a la hora de construirlo. Y una vez más, podemos aprovechar al máximo la tecnología y la potencia de los ordenadores actuales para realizar este proceso de comprobación de errores entre los diferentes equipos envueltos en un proyecto gracias a los diferentes softwares disponibles en los cuales podemos visualizar y comparar todos los modelos vengan del software que vengan gracias a un nuevo tipo de archivo llamado IFC, del cual hablaremos en próximos posts.

En resumen, gracias al BIM, tenemos todas las facilidades que en su día nos ofreció el CAD, pero con mucha más potencia y muchas mas posibilidades, ya que ahora el arquitecto o el ingeniero, puede focalizar su trabajo en la coordinación y en la ejecución del proyecto. Por eso lo que deberíamos preguntarnos, no es si debo adentrarme en el mundo BIM, si no cuándo debo hacerlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *